22 de marzo, Día Mundial del Agua

 

A día de hoy, millones de personas sobreviven sin agua potable. En la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 en Río de Janeiro, se estipuló el 22 de marzo como el Día Mundial del Agua. Desde entonces, numerosos países del planeta se han sumado a la celebración de actividades, tales como debates; seminarios; exposiciones; foros…con el fin de llamar la atención y concienciar sobre este problema, además de ayudar a fomentar la gestión sostenible de un recurso vital como es el agua.

Desde el año 2010, las Naciones Unidas reconocieron que “el derecho al agua potable y el saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos” Cada año, el Día Mundial del Agua, gira en torno a un tema en particular, centrándose en un aspecto en concreto, con la finalidad de reivindicar su trascendencia. El lema de este año es “no dejar a nadie atrás” y guarda una estrecha vinculación con el ODS 6 de la Agenda 2030.

Para no dejar a nadie atrás, las Naciones Unidas destacan la importancia de “concentrar nuestros esfuerzos en incluir a las personas que han sido marginadas o ignoradas” y dotar de los servicios de abastecimiento elementales para satisfacer las necesidades de los grupos más vulnerables, y de las personas que siguen enfrentándose a este problema a diario.

Toda persona, sin importar la raza, el sexo, la nacionalidad o la condición social, tiene derecho a disponer de agua suficiente, accesible y asequible para un uso personal y doméstico. Por ello, el 22 de marzo constituye un Día Internacional dedicado a este recurso, y una ocasión especial para recordar a la población su importancia como un bien indispensable, no sólo para la vida humana, sino del planeta en su conjunto.

Sarah Morón Fernández. IUDC. Observatorio del agua

Ilustraciones para la campaña 2019 del Día del Agua. Imágenes ONU agua.
Ilustraciones para la campaña 2019 del Día del Agua. Imágenes ONU agua.