El pasado miércoles 8 de mayo de 2019 en la Escuela Diplomática de Madrid tuvo lugar la Conferencia “Mujeres en Europa” que formó parte del Festival Europa Libertad conmemorativo del 9 de mayo.

 

Durante la Conferencia se trataron distintos enfoques en las principales problemáticas de las mujeres en Europa, se informó sobre la situación actual de la mujer europea y sobre los avances conseguidos en la lucha contra la discriminación y la violencia de género.

 

Ángeles Moreno Bau (Subsecretaria de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación) abrió la conferencia hablando sobre el cambio que ha sufrido la situación de la mujer en el mundo laboral. Enfatizó en el hecho de que, actualmente no solo en la Unión Europea sino incluso en los países BRICS, la mujer comienza a ocupar posiciones de altos cargos, sin embargo, el cambio es lento y la diferencia salarial sigue siendo una realidad frustrante. La falta de derechos de mujeres que sufren prácticas horrorosas como la Mutilación Genital Femenina, la prohibición de derechos básicos como el de uso de teléfonos móviles, la violencia de género y violencia doméstica siguen dándose y siguen siendo un hecho en muchos países del mundo.

 

En Europa, los roles de la mujer y del hombre se encuentran en transformación; muchos hombres jóvenes cada vez más muestran interés en implicarse en tareas sociales y domésticas mientras que las mujeres apuestan cada vez más por la creación de la carrera profesional. Se han adoptado nuevas legislaciones con el fin de apoyar estos cambios, un ejemplo de ello es el caso de la aprobación en España por primera vez del permiso de la paternidad con el fin de lograr una mayor igualdad de cuidado de los hijos entre los padres. La subdirectora ha afirmado que con todos estos cambios se intenta fomentar la corresponsabilidad de mujeres y hombres, ampliar la presencia de la mujer en el mundo laboral y crear la paridad de sexos. Seguimos teniendo problemas por el hecho de que siguen presentes en nosotros los llamados sesgos inconscientes, la tradición de roles en la que crecimos que hace que las mujeres estemos ausentes en muchos espacios. Como ejemplo de ello la Subdirectora afirmó que desde 1905 únicamente el 5% de las mujeres han sido Premio Nobel y muchas de ellos han sido premios colectivos.

 

 

La siguiente ponencia consistió en las aportaciones de Lars-Hjalmar Wide (Embajador de Suecia en España). El Embajador realizó aportaciones sólidas mostrando el ejemplo del programa de la política exterior de Suecia en el que figuraban dos novedades: el reconocimiento de Estado Palestino y la creación de la política exterior feminista, que ha recibido muchos apoyos de otros Gobiernos. Afirmó que hasta este momento se había tratado la situación de la vulnerabilidad y desigualdad de las mujeres y niñas, sin embargo no se había dado una visión más amplia de la mujer en el plano exterior. Este programa consiste en el llamado: DRR (fomentar derechos, representación y recursos) tratándose la prohibición en algunos países de acceder a la mujer a ciertos puestos de trabajo y de tener propiedades. Se pensó en cómo dirigir los recursos de manera más estratégica buscando el apoyo de gobiernos y formando alianzas con organismos internacionales con el fin de crear nuevas normativas y legislaciones que apoyen a la mujer.

 

María Andrés Marín (Directora de la Oficina del Parlamento Europeo en España) fue la siguiente en exponer. Informó acerca de la situación de la mujer en la Unión Europea enfatizando en que la igualdad se encuentra en el ADN de la Unión Europea y aparece en su propio artículo primero. La radiografía de las mujeres en la UE sigue mostrando una baja presencia y las mujeres siguen cobrando un 16% menos que los hombres de media en toda la Unión Europea, en el caso de España es solo un 14%. Según los últimos informes esta situación se debe al peaje de la maternidad y a la preferencia de trabajo parcial por las mujeres debido a la necesidad de ocuparse del hogar y de los hijos. La realidad de la situación es que solo una de cada tres mujeres en la Unión Europea tiene un puesto de responsabilidad. La violencia de género sigue existiendo y una de cada tres mujeres sufrirá violencia en Europa según las estadísticas.

 

Seguimos sin resolver esta situación aunque entendemos los factores que pueden dar la solución a estos problemas. Según la directora existe un techo de cristal que es el peso de roles de referencia que se nos ha inculcado. Por ello la primera medida que podemos tomar es pensar en que somos nosotros mismos los que nos ponemos el techo psicológico y alentamos cada día la discriminación.

 

Por último la directora enfatizó en los enormes beneficios que comporta tener igualdad en todas las áreas mostrando estudios del FMI que afirmaron que tener a una mujer en el puesto de trabajo de cualquier empresa comporta un beneficio de 13% para dicha empresa. Afirmó que es necesario un cambio en la educación, en cambio de referencias, en apoyo de los propios hombres a este cambio de mentalidad, en promoción de leyes e instituciones europeas y medidas que formarían la igualdad.

 

Irene Rodríguez Manzano (Profesora titular de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales en la Universidad de Santiago de Compostela) fue la última en participar y para concluir el acto trató el tema del género en las Relaciones Internacionales viendo las RRII como espacio que debería ayudar a luchar por las políticas de la igualdad más allá de nuestro entorno más cercano. La profesora realizó un recorrido histórico por el papel de la mujer en la constitución de la paz poniendo el ejemplo de Jane Addams, mujer de la que se inspiró el presidente Woodrow Wilson para la redacción de los 14 puntos con el fin de edificar la paz y evitar la guerra. El propio presidente afirmó que Addams había constituido el mejor programa para acabar con la guerra lo que nos fuerza a pensar en la importancia de la mujer en la participación de relaciones exteriores y construcción de diálogo entre los países. La profesora concluyó con que es necesario conseguir las llamadas tres P: la presencia de mujeres en el servicio de acción exterior, la participación de la misma en todos los ámbitos y la protección con el fin de lograr igualdad y paridad de géneros fomentando relaciones pacíficas y formando un mundo democrático y equitativo.