5 de junio – Día internacional del Medioambiente

 

  • Introducción y recorrido de su importancia

El día Internacional del Medio Ambiente celebrado el 5 de junio de cada año desde 1972, tiene su origen en la conferencia de Estocolmo, reunión que sirvió como primer espacio de debate enfocado en la relación entre medio ambiente y economía, así como en la constatación del principio de responsabilidad y preocupación por las generaciones venideras ante la situación de recursos limitados que nuestro planeta presenta. A través de esta reunión fue conjuntamente creado el hasta la fecha principal organismo por la lucha y cuidado del medio ambiente, Programa de las Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA), el cual “establece la agenda ambiental a nivel global, promueve la implementación coherente de la dimensión ambiental del desarrollo sostenible en el sistema de las Naciones Unidas y actúa como firme defensor del medio ambiente” (PNUMA, 2022).

Esta cumbre no fue el primer espacio en el que el medio ambiente obtendría protagonismo, ya que en 1949 fue celebrada la primera Conferencia Científica de la ONU sobre la Conservación y Uso de los Recursos en Nueva York, mientras que en 1968 fue propuesta la celebración de la primera conferencia de la ONU sobre el medio humano.

Con la consolidación del PNUMA procederían a sucederse diversas cumbres hasta llegar en 1992 a Río de Janeiro, conferencia considerada como gran cambio en la concepción del ser humano sobre el medioambiente y el desarrollo sostenible, la cual ha conseguido crear jurisprudencia en torno a ella y su cumplimiento. A través de este hito como fue la Conferencia de Río, se crearon las Conferencias de las Partes (COP), conferencias anuales en distintos países cuyos fines se fundamentan en la discusión, balance, análisis y promoción de avances respecto al medioambiente, desarrollo sostenible y cambio climático, entre las que destacan la de Kioto 1997, Montreal 2005, Copenhague 2009 o París 2015, habiendo sido celebrada la última este 2021 en Glasgow.

Estas conferencias, cumbres y reuniones han ido generando con el tiempo un marco normativo y de actuación, a través de diversos acuerdos entre países que en la actualidad impulsan y estructuran el Régimen Internacional del Medioambiente.

 

  • Régimen Internacional del Medioambiente.

El régimen internacional del medioambiente puede ser considerado como el sistema de principios, normas, reglas, procedimientos operativos e instituciones, que Estados, organizaciones internacionales y la sociedad civil, crean o aceptan para regular y coordinar las acciones en este caso referidas a la protección del medioambiente. Este régimen se compone a través de pactos, tratados y acuerdos, entre los que destacan: Tratado Antártico, de comercio ilegal de especies en extinción, del ozono, desechos peligrosos, cambio climático, pérdida de biodiversidad, desertificación, químicos tóxicos, ballenas, agotamiento bancos de pesca y bosques entre otros.

Una serie de acuerdos enfocados en el mantenimiento y cuidado del medio en el que vivimos, pero que a su vez presentan obstáculos para su aplicación, en el ámbito nacional, regional e internacional. Estos obstáculos se fundamentan en las diferencias dentro del sistema político internacional, las diferentes concepciones sobre la soberanía estatal, el medioambiente, las dificultades de negociación e implementación en base a los intereses, la dificultad y el coste del cambio, hasta la incertidumbre del elemento científico. Esto genera un marco normativo como es este régimen, que carece de legitimidad plena a pesar de sus buenas intenciones por los obstáculos que dificultan su desarrollo, expansión y funcionamiento.

 

  • Agenda 2030. El Medio ambiente y los ODS

 

El desarrollo sostenible objetivo principal de la Agenda 2030, integra de forma complementaria la protección del medio ambiente y el desarrollo socioeconómico de las personas. Vemos así, que se presenta al medio ambiente como una parte integrante y fundamental del proceso de desarrollo mundial. En la Agenda, podemos diferenciar 3 ODS principales que reflejan claramente una presencia de este ámbito:

 

  • El ODS 13 (Acción por el clima): persigue la adopción de medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. Para conservar los ecosistemas habitables es fundamental el consumo responsable y la reducción de los índices de contaminación y gases invernadero.
  • El ODS 14 (Vida submarina): defiende la consecución de acuerdos entre los países que permitan tomar medidas urgentes para la conservación y utilización sostenible de los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
  • El ODS 15 (Vida en ecosistemas terrestres): pretende la gestión sostenible de los bosques, la lucha contra la desertificación y detener e invertir la degradación de las tierras y la pérdida de la biodiversidad.

 

A pesar de que el medio ambiente es uno de los pilares principales en torno a los que se edifica la Agenda 2030, la protección del medio ambiente no se establece como un objetivo específico. Se trata de un fin transversal presente en la mayoría de los objetivos. Además, es el fundamento de una de las “5P´s”- Personas; Prosperidad; Paz; Alianzas; y Planeta- en las que se basa la agenda, en concreto, se incluiría en la acción a favor del Planeta.

 

  • Iniciativas de desarrollo y cooperación

El medio ambiente puede ser considerado como una de las ramas fundamentales de la cooperación al desarrollo actual. El planeta, su conservación, cuidado y mejora genera un aura de implicaciones a todos los niveles, unas implicaciones que aparte de verse reflejadas en firma de tratados y acuerdos, también se pueden ver cumplimentadas a través de iniciativas de cooperación.

Destacamos al PNUMA como principal organismo de fomento de la cooperación. Una cooperación internacional guiada por este ente que se enmarca en sus consideradas áreas de prioridad como son: Cambio climático, resiliencia a desastres naturales y conflictos, ecosistemas sanos y productivos, gobernanza medioambiental, biodiversidad, calidad del aire desperdicios y químicos, eficiencia de los recursos y revisión continua del medio. (PNUMA, 2016)

Dentro de estos objetivos base encontramos iniciativas como la estrategia de Naciones Unidas para la educación y la formación en materia de medio ambiente, un programa que se centra en los aspectos socio ecológicos y económicos de las cuestiones medioambientales y la dimensión política de la protección del medio ambiente. A su vez encontramos iniciativas desde este escenario internacional enfocadas a entornos más regionales, como en este caso es la iniciativa REGATTA. Un portal enfocado a América Latina y Caribe de transferencia tecnológica y acción frente al cambio climático, cuyos objetivos principales son el fortalecimiento de la capacidad y el intercambio de conocimiento, tecnologías y experiencias de adaptación y mitigación del cambio climático en la región. En el desarrollo de este programa España adquiere un rol de protagonismo como principal financiador, un país que destaca por tener gran importancia en el plano internacional en materia de cooperación al desarrollo, especialmente enfocada en el medio ambiente.

En España, la Agencia Española de Cooperación internacional para el Desarrollo (AECID) ha desarrollado en su historia diversos planes como la Estrategia Sectorial de Medioambiente de la Cooperación Española o el Plan de Actuación Sectorial de Medioambiente las cuales se ven un tanto anticuadas en la actualidad por su establecimiento previo a la Agenda 2030, teniendo estas que ser adecuadas a los roles medioambientales actuales marcados por estos ODS, el Marco de Acción de Sendai de Reducción del Riesgo de Desastres y los acuerdos de París, entre otros. (AECID, s.a.)

A su vez AECID une estas intenciones de cooperación medioambiental con iniciativas humanitarias, como el Fondo de Cooperación para el Agua y Saneamiento, o el desarrollo del centro de Energía Renovables y Eficiencia energética, con un enfoque primordial en países latinoamericanos, entre los que destacan Guatemala, Haití, Cuba, Ecuador y Costa Rica, así como en Bolivia, Paraguay. España también juega un rol relevante a través de programas a nivel europeo como el de EUROCLIMA +, el principal programa europeo de cooperación sobre sostenibilidad ambiental y cambio climático en colaboración con América Latina. Un programa cuyo objetivo es la reducción del impacto del cambio climático y sus efectos en América Latina a través de la resiliencia, inversión y adaptación al cambio climático. (EUROCLIMA +, 2022)

Finalmente destacar la importancia que confiere España a este asunto, no simplemente a través de la AECID, sino que conjuntamente a través del Ministerio para la Transición Ecológica, que aparte de fomentar y colaborar en los programas previamente comentados, se encarga de llevar a cabo acuerdos bilaterales llamados Memorandos de Entendimiento a través de los cuales se facilita la cooperación en materia de cambio climático, reforzando esta colaboración y cooperación en las zonas que España considere de prioridad por mitigación, la adaptación al cambio climático, el desarrollo y transferencia de tecnologías o la capacitación. (Gobierno de España, s. a)

 

  • Conclusiones

Finalmente, a modo de conclusión, cabe destacar la palpable importancia de la que el medio ambiente dispone en la actualidad, que no simplemente se refleja en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, sino que esta se extrapola a la mayoría de los organismos internacionales, generando así un enfoque cada vez más específico y concreto en esta materia.

La adquisición de este carácter de especificidad a través de organizaciones previamente comentadas como PNUD o la Agencia Europea del Medio Ambiente parecen evidenciar mejoras, pero aún existen muchos aspectos que generan incertidumbre y empañan los progresos realizados. El carácter no vinculante de los acuerdos, la primacía de los intereses individuales por encima de los colectivos, las pretensiones económicas que dejan a un lado las posibilidades de progreso medioambiental, los costes o la difícil homogeneización de acuerdos, crean un marco en el que el supuesto protagonista como es el medio ambiente, queda relegado a un segundo plano por los impulsos capitalistas que gobiernan las relaciones multilaterales imperantes, que tiran por tierra las sí existentes buenas y determinantes iniciativas que abogan por el cuidado y estabilidad de nuestro entorno natural.

  • Bibliografía

AECID (s.a.). Sectores de cooperación – Medio ambiente y cambio climático. AECID. Disponible en: https://www.aecid.es/ES/sectores-de-cooperaci%C3%B3n/medio-ambiente-y-cambio-clim%C3%A1tico

García. P, Borja. C. (2017). Guía de los ODS para las organizaciones del Tercer Sector. Madrid, España. Fundación Vicente Ferrer.

 

Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Gobierno de España), (s. a.) Cambio climático. Gobierno de España. Disponible en: https://www.miteco.gob.es/en/cambio-climatico/temas/default.aspx

Naciones Unidas (2022): Día Mundial del Medio Ambiente, 5 de junio. Naciones Unidas. Disponible en: https://www.un.org/es/observances/environment-day

PNUMA (2022). Quienes somos. ONU. Disponible en: https://www.unep.org/es/sobre-onu-medio-ambiente

 

UNEP (2016). United Nations Envirnment Programme.- Medium Term Strategy 2018 – 2021. UN. Disponible en:  https://wedocs.unep.org/bitstream/handle/20.500.11822/7621/-UNEP_medium-term_strategy_2018-2021-2016MTS_2018-2021.pdf.pdf?sequence=3&isAllowed=y

Unión Europea (2022). Sobre nosotros – Programa EUROCLIMA +. Unión Europea. Disponible en: https://euroclimaplus.org/

 

 

 

Manuel Baquero Díaz

Sara Martínez Murias

Síguenos!
TWITTER
Visit Us
YouTube
LinkedIn
Share
INSTAGRAM