El 2020 ha sido un año en el que hemos vivido cosas que jamás pensábamos. Formamos a personas en cooperación para el desarrollo. Dedicamos horas a explicar cómo mejorar nuestro mundo y la emergencia de hacerlo lo antes y de la mejor manera posible.  La Agenda de Desarrollo 2030 y los ODS han seguido siendo el marco en que cobra sentido un reto fundamental para la mejora de la sociedad global. No queremos dejar a nadie atrás, como reza el lema de la Agenda.
La pandemia nos ha impedido despedir a seres queridos, a dejar de tener contacto con compañeros y alumnado. Pero el virus no ha podido con nuestro esfuerzo y vocación. Pese a todas las dificultades, seguimos trabajando para seguir en contacto y apostar por la calidad y calidez en nuestras tareas. Nadie estaba preparado para vivir una situación así y pasará mucho tiempo hasta conseguir superar las secuelas físicas, emocionales, sociales y económicas. Pongamos de nuestra parte para empatizar y cooperar.
Os pedimos que estas fiestas sean lo más propicias posible, dentro de la corresponsabilidad compartida. Necesitamos que nos cuidemos, ahora más que nunca. En las pérdidas sufridas hay personas e historias, nombres y rostros. Pero nos veremos en 2021, sabiendo que, a pesar de la mascarilla, imaginaremos una sonrisa.
Gracias y felices fiestas.