“El desafío global de la COVID-19 y la cooperación española”

El IUDC, invitado nuevamente por la Sección Iberoamericana del Ateneo de Madrid, participó el 22 de junio en el ciclo de conferencias que esta sección organiza sobre la Agenda 2030.
En esta ocasión lo hizo con la conferencia titulada “El desafío global de la COVID-19 y la cooperación española” que corrió a cargo de Kattya Cascante Hernández, profesora de relaciones internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, adscrita a este instituto.
Kattya Cascante llevó a cabo un repaso general sobre la incidencia de la pandemia del COVID- 19 en el panorama mundial que apunta a la necesidad de trabajar utilizando mecanismos multilaterales coordinados, estamos ante una crisis que, aún con muchas incertidumbres, no va a impactar de igual modo en todos los países, a lo que debemos sumar que aún perduran
ciertas consecuencias derivadas de la crisis de 2008; por todo ello, el aumento en la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) debe constituir el primer paso dada la ausencia de una estrategia global en salud.
A este respecto puso de relieve la desigualdad en lo que a la crisis provocada por la pandemia se refiere, en el confinamiento, en el sistema de protección social, en la financiación de la respuesta de emergencia, en el restablecimiento de la actividad  económica y probablemente en el acceso a una futura vacuna contra este virus, cuya propiedad intelectual, cuando se
obtenga, genera muchas dudas en este momento. Derivado de lo anterior, se plantea una situación de shock sanitario, económico y financiero.
Igualmente abordó la situación de España en el marco de la cooperación internacional, que si bien se constituye como la decimotercera economía del mundo y la cuarta de la Unión Europea, su presupuesto en este campo es mínimo, restringido, prácticamente, a las obligatorias participaciones en los organismos multilaterales.
La reducción que sufrió durante la crisis del 2008 la AOD de España y que alcanzó un 70%, no impulsó tampoco la inversión de fondos en cubrir la necesidades internas, tal y como se puso de relieve en la visita realizada el pasado mes de febrero por Relator Especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Philip Alston quien apuntó: “España le está fallando por
completo a buena parte de su sociedad, aquella que vive en la pobreza, cuya situación ahora se encuentra entre las peores de la Unión Europea”.
Si bien el actual Gobierno de España se comprometió a alcanzar el 0,5% del PIB en fondos para la cooperación al final de la legislatura el panorama actual ha generado muchas incertidumbres aunque en opinión de Kattya Casacante, la crisis de la COVID-19 va a poner de relieve que es necesaria más cooperación.